Motorclan


PUBLICIDAD

El metano sintético de Audi: el “e-gas”

Escrito por el 11/03/2012 en Audi

La marca alemana de automóviles Audi se encuentra dando un importante salto al uso de las energías renovables, con un proyecto al que han denominado: e-gas.

Sin embargo, no será hasta el próximo año cuando comiencen con la producción de coches TCGN, que funcionarán con gas natural comprimido o metano, con motores TFSI bifuel capaces de funcionar con gas o gasolina. El primero de los vehículos con esta tecnología será un A3.

Entre sus objetivos principales se encuentra la producción 0% contaminante de energía eléctrica a través de plantas eólicas, y así conseguir incentivar la movilidad de vehículos sin ninguna de CO2.

Por otra parte, la ventaja primordial de trabajar con metano(“metano sintético” o “e-gas” puesto que es creado en las plantas de metanización de Audi) es que la reacción para su creación se produce con moléculas de CO2, lo que implica que éste gas será utilizado en la creacción de este otro elemento en vez de ser emitido a la atmósfera con la consiguiente producción de contaminación. Éste e-gas se puede emplear para alimentar los motores de combustión diseñados para funcionar con gas natural.

Previamente, se ha obtenido hidrógeno por electrólisis del agua.

Este proyecto de obtención del metano, se llama Audi Balanced Mobility y se prevé que la electricidad generada sea suficiente para el funcionamiento 1.000 Audi A1 e-tron (10.000 km/año) y 1.500 Audi A3 e-gas (15.000 km/año).

El estandarte de la tecnología, el Audi A3 TCNG, es capaz de funcionar con el e-gas producido por Audi en su planta de metanización. Tanto su unidad TFSI de cuatro cilindros como su catalizador del sistema de escape están diseñados para funcionar con gas natural. Al igual que con el gas natural, el e-gas emite mucho menos CO2 que la gasolina súper sin plomo. En el contexto del proyecto e-gas, esto significa que las emisiones de CO2 son muy reducidas, no solo en general (“well-to-wheel”) sino también en el tubo de escape (“tank-to-wheel”). Ni un solo gramo de CO2 es emitido desde el sistema de escape que no haya sido previamente consumido durante la producción de e-gas. En otras palabras, la fabricación del combustible y su combustión forman un ciclo cerrado de CO2.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook