Motorclan


PUBLICIDAD

Llega el Mercedes “invisible” gracias a la pila de hidrógeno

Escrito por el 05/03/2012 en Mercedes

 

Llevamos una larga temporada hablando de los coches eléctricos que funcionan mediante baterías, lo que además de elevar el precio del vehículo debido al elevado coste de la batería, trae consigo algunos problemas añadidos como el tiempo de carga de la misma, cuya media está en 4 horas aproximadamente. Sin embargo, existe una alternativa: la pila de combustible de hidrógeno.

El inconveniente del precio, no se evita mediante ésta pila de combustible ya que es pesada y muy costosa (entre su composición se encuentran platino y paladio que recubren las placas de los electrodos).

El hidrógeno es almacenado en un depósito, por otro lado la pila recibe aire e hidrógeno y mediante un proceso electroquímico es posible obtener energía eléctrica (que hará funcionar el motor eléctrico que moverá a su vez las ruedas), nitrógeno y  agua (se libera en forma de vapor). Ninguna de estas emisiones resulta contaminante, por lo que al igual que en el caso de los vehículos eléctricos con baterías, nos encontramos ante un coche con 0% emisiones contaminantes.

El hidrógeno es posible obtenerlo mediante el agua, por electrólisis, consumiendo electricidad.  En la actualidad, el 96% del hidrógeno se obtiene a partir de carbón, petróleo o gas natural. Lo más habitual es obtenerlo mediante reformado de gas natural con vapor de agua, consumiendo energía y emitiendo CO₂ y otros gases contaminantes. Este elemento posee un grado elevado de complejidad para su almacenaje, debido a que ocupa un gran volumen a temperatura ambiente. Siendo necesario comprimirlo, aunque aún así tiende a escaparse por las juntas del depósito y tuberías, o licuarlo.

La ventaja fundamental de ésta tecnología es la posibilidad de repostar al instante, y que se evitan las pesadas baterías. Sin embargo, como ya he comentado estos coches mantienen el elevado precio de los eléctricos, o incluso mayor,  además de que el coste por kilómetro es altísimo.

El rendimiento estimado para estos modelos está entre el 50% y el 60%. Y en algunos casos,  el vehículo lleva también una batería (de iones de litio casi siempre) que acumule electricidad (pero más pequeña que si fuera un vehículo eléctrico “puro”).

Un vehículo que utiliza esta tecnología es el Mercedes Clase B F-cell. En él el hidrógeno se almacena una vez comprimido a 700 bares de presión. Se almacena en 3 bombonas colocadas bajo los asientos traseros y el maletero, con una capacidad total de 3,8 kg. Según el fabricante el consumo es de 1 kg/100 km, con una autonomía estimada de unos 380 km.

Su presentación será presumiblemente en el próximo Salón de Ginebra.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook