Motorclan


PUBLICIDAD

El futuro de los vehículos eléctricos: el hidrógeno

Escrito por el 12/02/2013 en Curiosidades

hirdrógeno

La creciente escasez del petróleo a nivel mundial es uno de los motivos (junto con la contaminación y la conducción eficiente o el ahorro) por los que tanto fabricantes del sector del automóvil como científicos, tratan de buscar alternativas que hagan funcionar nuestros vehículos.

Según un estudio realizado por el Flash Eurobarometer 360 de la Comisión Europea “el 81% de los españoles apuesta por las energías renovables como opción prioritaria para el futuro”.

Una opción muy interesante es la de convertir hidrógeno en electricidad a través de una reacción electroquímica entre los dos elementos constituyentes del agua:  hidrógeno y oxígeno.

Y es que en este momento el hidrógeno se considera una fuente energética capaz de sustituir en un futuro a los combustibles fósiles.

Hace tiempo que los fabricantes de automóviles trabajan en ello, con las llamadas pilas de combustible, para tener una fuente que alimente a sus vehículos eléctricos antes de que se agrave la escasez de petróleo, empiecen las restricciones o la subida de su precio se precipite. De hecho,  los fabricantes Mercedes, Ford y Nissan, por un lado, y Toyota y BMW, por otro, se han aliado para investigar alternativas que puedan utilizarse de aquí a quince años.

Algunas de las ventajas de usar  hidrógeno son:

  1. Su elevada eficiencia energética
  2. la ausencia de contaminantes a la atmósfera en su producción y uso: es un sistema de generación de energía  totalmente limpio.

Mientras que la desventaja fundamental es:

  1. la falta de infraestructura en actualizar las estaciones de servicio, que frene su producción

Por tanto, con el tiempo iremos viendo como el coche eléctrico con batería de ion-litio va cediendo terreno a la pila de hidrógeno.

En palabras de Francisco Roger, socio de Automoción de KPMG en España:

Los coches de pila de combustible están impulsados por electricidad producida a partir de hidrógeno y oxígeno [el proceso sólo genera vapor de agua y calor]. Es parecido a un modelo eléctrico pero en lugar de una batería de litio, que es muy contaminante y difícil de reciclar, utiliza una pila de hidrógeno, que es libre y está en el aire. Es una tecnología complicada que requiere mucha inversión e investigación. Su madurez no llegará hasta dentro de quince años, por lo menos. Por otro lado,  las necesidades de inversión han provocado grandes alianzas de fabricantes, puesto que la visión de que el eléctrico era el futuro ya está pasada. La realidad no es tan bonita como se planteó y los plazos e inversiones se van a alargar mucho, hasta que los coches sean competitivos, rentables y comercializables”.

La última alianza, como comenté en el pasado post ha sido entre la alemana Daimler (Mercedes), la norteamericana Ford y la japonesa Nissan quienes pretenden desarrollar un sistema de célula de combustible que pueda ser adaptado para los vehículos de cada uno de los 3 fabaricantes.

Pretenden además que esta unión envíe una señal a los distintos proveedores así como al resto de la industria para impulsar el desarrollo de toda la infraestructura necesaria.

También se han unido, como he comentado antes, la japonesa Toyota y la alemana BMW con el objetivo de colaborar en otros en varios proyectos sostenibles como el desarrollo de la pila de combustible o el de las baterías de litio-aire. Han fijado el año 2020 como plazo para avanzar con el hidrógeno.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook