Motorclan


PUBLICIDAD

Al coche eléctrico no le gusta el frío

Escrito por el 23/12/2013 en Noticias

 

Tras los numerosos post escritos durante todo este tiempo en esta página, sabemos que los vehículos eléctricos cuentan con grandes ventajas así como también con grandes desventajas.

Una de sus grandes ventajas, es la escasa (prácticamente nula) contaminación que producen, por lo que son muy beneficiosos para el medio ambiente. También reducen notoriamente el ruido, en comparación con sus homólogos de gasolina, lo que nota sobre todo en las grandes ciudades, donde el jaleo de coches produce un molesto ruido, evitable con estos eléctricos. Mientras que entre las desventajas destaca, la escasa autonomía con una sola recarga o la dificultad de encontrar puntos de recarga.

Pues bien, ahora sabemos que a sus desventajas se les debe añadir una más: el frío.  Y es que este factor reduce hasta un 25% la autonomía de estos vehículos, al menos en el modelo Ttesla-model-s.

A esta conclusión se ha llegado tras una denuncia del New York Times hace varios meses, en la reseña que escribe sobre la prueba del coche californiano. En ella el autor afirmaba que el Model S perdía 50 kilómetros de autonomía, y aseguraba que podía deberse al frío que en hacía en ese momento en el norte de EEUU.

Pero además, la problemática no se queda ahí, si no que con la llegada del Model S a Europa el problema puede ser aún mayor.

Y es que no se ha quedado sólo en esa primera denuncia en el New York Times, si no que en un país donde este modelo ha sido uno de los vehículos más vendidos, Noruega, los usuarios del mismo no han tardado en afirman que efectivamente, su autonomía se reduce hasta un 25% (de los 400 kilómetros previstos a menos de 300), debido a las frías temperaturas que se están experimentando ahora en el país. Todo esto ha sido publicado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en su revista Technology Review.

  • Y esto… ¿a qué se debe?

El aire frío reduce el rendimiento de la batería puesto que las temperaturas bajas afectan, a la rapidez con que la energía fluye de la batería y vuelve a entrar en ella, es decir, la cantidad de energía que puede proporcionar para la aceleración y la rapidez con que se puede recargar. Además, también se pierde un porcentaje de autonomía al utilizar la calefacción en el interior, puesto que se pierde parte de la energía destinada inicialmente a impulsar el coche.

A su vez, las bajas temperaturas limitan también el frenado regenerativo, que consiste en utilizar la energía del impulso del coche para cargar la propia batería y que contribuye así a aumentar así el alcance de ésta.

  • ¿Solución?

A día de hoy, es inevitable esta pérdida de autonomía aunque se está trabajando en encontrar solución. AUnque una solcuión puede ser, ajustar el temporizador en el cargador de la batería del coche con el objetivo de que se termine la recarga tras haber empezado a conducir. Puesto que en la recarga se calienta la batería.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook